ESCRITOS:

 

 

El ArcoIris y el Chubasco

 
 

 

Bonita palabra en todos los idiomas, quizás en el que más atención me hace sea en Francés Arc-en-Ciel.

Hoy ha sido un día de chubascos...
Todo empezaba por la mañanuca, cuando finalice mi guardia de las siete.
Vi venir uno de lejos, pero como estaba cansado ni siquiera se lo comente a Jack y me fui a dormir.
A la dos horas, los gritos sobresaltados Josee...Josee...y el alboroto de velas flameando , me hicieron saltar de la cama.

Era digna de haber hecho la foto, cuando asome la cabeza por el tambucho.
Pero, no había tiempo.., había que actuar.
Le había sorprendido con todo el trapo arriba, y el piloto saltaba de rumbo en el momento que yo ponía los pies en cubierta.

Trasluchada de mayor con 32 nudos de viento..
Y acto seguido el foque que había soltao la escota del winche para enrrollarlo. Se dio tres vueltas falsas sobre el Stay de proa con lo que sé hacia una gran bolsa a media altura y no se podía recoger.
Todo entre el estrépito del palo cimbreando, el viento, y la lluvia.

Lo que apenas nos dejaba oírnos de proa a popa para deshacer el entuerto.

Tuvimos suerte de que fue un frente de viento de unos 10 a 15 minutos, y luego detrás vino la calma, donde soltando los nudos de las escotas, pudimos deshacer las vueltas del genova.

 

Después el día fue pasando..
Corregíamos el Rumbo hasta 30 grados, para ir sorteando los que aproximadamente cada dos horas nos iba tirando el cielo.
Y unos por popa y otros por favor, conseguimos llegar hasta la tarde, ..donde a partir de las cuatro ya vimos el gordo allá hacia el SE.

Llevaba ya dos horas anunciándose, y cada vez se esparcía más...!
Ahora su frente cubría medio cielo del NE al SW,
Y allá pá la caída del sol, con los rayos amarillos entre las nubes y el mar del otro lado, nos reflejo todos los colores de la naturaleza en el espejo de la lluvia... Era un bello Arco-Iris...

Tan completo que hasta sus brazos posados en el agua, se reflejaban hasta nuestros ojos, de forma que cerraban el medio circulo como si de la boca de un ogro se tratase, con todo el chubasco detrás.
Al final, como en los cuentos.., la belleza gano...!
Y lo que pareciese una boca se convirtió en una puerta.
Con un golpe de viento, nos encontramos al otro lado y debajo del más cálido atardecer !.
Azul celeste en lo alto, amarilleando a media altura, y un rosa rojizo bordeaba las lejanas nubes blancas algodonadas del horizonte.

Me confundí, todo hay que decirlo..!!..

 

Después del atardecer anterior, que hacia presagiar un nuevo buen día, solo se aguanto la noche.
Y a la mañana, aquel viento fresco que nos empujaba por la aleta, se nos vino mas a popa.

Que si pasamos el genova del otro lao, que si lo entangonamos, que si nos estamos alejando de la ruta... Que sí si, que sí no. Y esas cosas que hablan los marineros...
Sin casi darnos cuenta, aquellas nubes tendidas del atardecer del día anterior, se nos habían puesto detrás y poco a poco empezaron a ennegrecer.

Parecía un chubasco, como los del día anterior. Y no tuvimos problema en darle el primer capotazo.
La vela mayor rizada y el genova recogido.
El viento monto entre 30 y 35 nudos, y también vino la lluvia... Diez minutos mas tarde.... Quince... Coño, Media hora y que no para de llover y el viento sigue montando.
Allá sobre los 3/4 de hora, teníamos puntas de hasta 47 nudos y medio caldero de agua recogido de la lluvia, ..y eso que estaba debajo del parasol que siempre llueve menos.

Así que pásaditos por agua, decidimos hacer turnos para que al menos uno estuviese descansado y cálentito, ya que aquello no llevaba la pinta de amainar.
La idea fue buena, y no veas como se agradecía cuando tocaba reposo y secarse, porque llovía... eh.. !, Que lo vi yo.

Mientras, y a pesar de que normalmente la lluvia calma las mares.
Esta vez, ante la insistencia del viento, la mar seguía creciendo. Con lo que las olas eran cada vez más grandes, y las espumas del viento, no solo estaban en las crestas de las olas, sino que se quedaban atrás todavía como si estuviesen BbrrrruuuaaaaOo...
Así, hasta casi tres horas, en donde la lluvia al menos ya nos paso...
Pero el cielo cubierto, el viento de unos 35 nudos y la mar, que al final del día ya estaba entre 4 y 5 mts. Nos han tenido todo el día trabajando y pendientes todo el rato, ya que solo somos dos a bordo, con lo que hay que precaver cuando esta malo como hoy, los movimientos del otro también.

La satisfacción es que entre nubes, crestas, y el sol que no hemos visto en todo el día...
Hemos caminado a una media de 8 nudos, y mis ojos han visto una champa en el espidómetro de 11.3 (aunque hay otra de 12.7 que yo no la recuerdo).
Que no esta nada mal, surfear en medio del Océano con 12 toneladas debajo de los pies y sacando espuma por todos los costados.
Ahora Jack hace su guardia de las siete, ya de noche, y de vez en cuando le oigo gemir al winche aquella de...
focking canción de marineros... ta ra ta... tara rara ra..

 

 

 

 

 

    Contactar...         Ir al escrito siguiente